Psoria… que? Artri…que?

Hace tan sólo dos meses sé que tengo psoriasis, pero lo he padecido desde hace años. Viví engañada, pensando primero que tenía caspa y luego, según una dermatóloga, dermatitis atópica. Y así estuve, limpiando siempre mis playeras negras de “nieve”, comprando cuanto shampoo me recomendaban para la caspa y crema para piel extraseca. Mi cuero cabelludo, el pliegue de la oreja, a veces en entrecejas y a un lado de la nariz, incluso en mi codo izquierdo, y recuerdo una vez hasta detrás de mi pantorrilla izquierda son los lugares que viven con psoriasis, en etapas que ahora se llaman “brotes”.

La verdad que viví bien, sí avergonzada de vez en cuando de mi caspa, pero sólo aguantaba el “tienes mucha caspa, verdad, ya probaste…” una que otra ocasión. Sí usé el pelo suelto para tapar mi caspa de la nuca, pero hasta ahí. Nadie me ha dicho algo sobre mi codo, han de creer que sólo tengo resequedad o que no me los tallo, jajajajaja. En verdad que leyendo sus posteos veo que mi psoriasis gracias a Dios ha sido leve.

Cobro fuerza ahora que sé que también tengo artritis y que obviamente no tenía caspa. Ahora entiendo todo. Mis dolores de espalda, de hombros, mis ardores insoportables de rodilla y tobillos en inactividad, mi depresión, mi mal humor y hasta mi baja autoestima eran por mi querida artritis.

Caí con la reuma por simple exageración mía, gracias a Dios; mi mamá tiene fibromialgia y la llevé a la reumatóloga, ella ha mejorado mucho y me pregunté si ella también podía mejorarme a mi, aunque no fue así (sus tratamientos no me ayudaron del todo) pero por lo menos ahora sé lo que tengo. Ella me diagnosticó la psoriasis y por ende, la artritis psoriásica.

Fue muy curioso porque al revisar mi brazo, me dijo qué tienes en el codo, yo tranquilamente le dije que dermatitis, pero su cara no fue convincente. JAMÁS imaginé que tenía que ver con mis dolores articulares, jamás.

Recién cambie de reumatólogo, me costó obviar ese sentimiento de estar engañando a mi otra doctora pero al fin es mi cuerpo y mi bolsillo, yo elijo. Apenas inicié con metoxtrate, tengo que esperar un par de meses para saber si es el tratamiento adecuado para mí, tendré que tener paciencia. Dios me dé sabiduría y tranquilidad para sobrellevarlo.

Gracias por leerme. Un abrazo desde México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *